Centre de promoció econòmica i serveis a les empreses

Los valores de una vida (de ayer, de hoy y de siempre): don Antonio Berastegui

Los valores de una vida (de ayer, de hoy y de siempre): don Antonio Berastegui

En la Revista de Viladecans de este mes de enero/febrero 2013 aparece una pequeña entrevista con don Antonio Berastegui, vecino del barrio Montserratina que cumplió el 14 de diciembre pasado 100 años de edad.

Nos ha impresionado la sabiduría, la fortaleza, la lucidez, la voluntad, la sencillez de este hombre. Sus experiencias, sus palabras, el tono en que dice lo que dice,  encierran lecciones de vida y nos gustaría compartir con todos algunas de sus palabras.

Nacido el 14 de diciembre de 1912, vio morir a sus hermanas “porque no había medios para curar a tiempo algunas enfermedades”;  cuando tenía 24 años estalló la guerra civil,  asistió a la quema de su pueblo y “un mes después del inicio ya estaba yo en el frente”, luchó, perdió a muchos compañeros, “sólo pensábamos en que se acabara aquello. Todo era sufrimiento, hambre, dormir en el suelo vestidos por si había que salir corriendo con la artillería …”. Cuando la guerra finalizó,  “acabé retenido en Francia y no pude volver al pueblo hasta que pasaron  unos años”.

La siguiente frase, sin pausa por en medio, en el mismo párrafo,  con el mismo tono, es reveladora:  “Pero, por suerte, entonces continué con mi pasión, que era mi trabajo de carpintero.”

Explica que había empezado a aprender el oficio de carpintero a los 17 años, “de un hombre que aprendió en Francia y creía que había nacido para ello” ( ¿puede haber una mejor forma de expresar cómo le trasmitieron pasión?).

Cuando el entrevistador apunta  “Pues logró su sueño ….”, don Antonio confirma diciendo “Creé una familia y trabajé en lo que me gustaba”. Evidentemente, y contra todo pronóstico, logró su sueño.

Y cuando después perdió un brazo trabajando y el otro le quedó tan tocado que ya no pudo volver a trabajar más, este hombre sigue agradeciendo su suerte : ” en aquella época no había tantos adelantos como ahora, aunque los médicos hicieron todo lo que estuvo en su mano y se lo agradezco. Me pasé tres años hospitalizado”.

Y como una posible explicación a su longevidad y su suerte en la vida concluye sencillamente ” las ganas de vivir son importantes”. “Cada día salgo con el cuidador a dar una vuelta o al casal a leer el periódico. Me gusta estar enterado de todo”.

Pasión … curiosidad… gratitud … sencillez… ¿son virtudes innatas o valores adquiridos? Lo que sí parece claro es que son un seguro de vida para tener una vida … …. como diríais vosotros??

Desde aquí nuestras felicitaciones más cariñosas a este vecino centenario y entrañable, Don Antonio Berastegui. Y nuestro agradecimiento.

Si quieres leer la revista en pdf, clica aquí.

Comparteix
    2 comentaris
    1. Lo conozco personalmente. Es un hombre con mucha fortaleza física y mental.

    2. Gràcies per confirmar-nos-ho des de la coneixença.

    Escriure un comentari

    CLOSE
    CLOSE