Centre de promoció econòmica i serveis a les empreses

Mejorando la competitividad: el clúster local

grupoclústerUn sistema de innovación local es una concentración espacial de profesionales y empresas que se combinan y coordinan para crear nuevos productos y/o servicios en una específica línea de negocio.

Los sistemas de innovación local están fuertemente basados en el concepto de clúster, donde la multidisciplinariedad, la red de contactos y la asociación de ideas constituye un verdadero motor de desarrollo. Como estableció Michael Porter, el éxito empresarial no sólo depende de los esfuerzos propios, de las condiciones macroeconómicas o de las leyes del mercado, sino también de la calidad del entorno donde se desarrolle.

¿Por qué los clúster hoy? Por lo general las pequeñas empresas no tienen los recursos ni las capacidades para adoptar estrategias individuales, es aquí donde las estrategias de agrupación en redes empresariales, la asociación y la cooperación son fundamentales.

Hoy los profesionales necesitan reinvertarse en un nuevo escenario productivo, tecnológico, comercial y de negocios altamente volátil y cambiante, en esquemas de mercado ampliado e internacionalizados, pues los clientes demandan servicios flexibles y capaces de adecuarse rápidamente a las nuevas necesidades. Así, los clúster buscan combinar los esfuerzos individuales de los profesionales con el fin de que el conjunto de éstos sea mayor que la suma de las partes, y dar respuesta a estas demandas.

¿Qué beneficios tiene agruparse?

Los clusters mejoran la competencia en varios ámbitos:

  1. Incrementa la productividad de las empresas asociadas reduciendo considerablemente los costes;
  2. Señala la dirección y el ritmo de la innovación;
  3. Estimula la formación de nuevos negocios;
  4. Genera mayor valor agregado;
  5. Ejerce mayor influencia sobre los mercados al permitir acciones conjuntas.

Esta dinámica ayuda al desarrollo, sin embargo para que esto resulte se requiere voluntad y creer en el trabajo en grupo.

Artículo escrito por Eva Jordan, responsable de adeQuat-oficina compartida

Comparteix
    3 comentaris
    1. Por ejemplo, un clúster vinícola estaría muy probablemente originado por la presencia de viñedos que, en un determinado momento, darían lugar a negocios diferentes pero complementarios, todos ellos integrantes de la cadena de valor de esta industria: bodegas, vinicultores, distribuidores, proveedores de productos y servicios, centros de formación, centros de I+D+i, agrupaciones empresariales, etc. Que un área geográfica cuente con un clúster desarrollado y competitivo, no sólo le proporciona un sector empresarial consolidado, sino que también le permite disponer de un ecosistema muy propicio a la innovación en dicho sector.

      Un territorio, dentro de su estrategia de desarrollo económico, puede aprovechar su posición competitiva para dar ciertos pasos hacia la creación de un proceso de desarrollo de clústers. Pero también puede potenciar una figura más sencilla y más restringida a un área geográfica concreta y definida, como la propuesta por la autora: el sistema de innovación local.

      Sería el caso de Bethesda, en Estados Unidos, donde se ha creado un sistema de innovación local centrado en el sector de la salud, como consecuencia de la elevada concentración dentro del área urbana de centros hospitalarios e institutos de investigación en salud del gobierno federal.

    2. Gracias José Luís por comentarios tan ricos y esclarecedores.

    Escriure un comentari

    CLOSE
    CLOSE